Las Sibilas y el cisne negro de grado máximo

El nombre Sibila proviene de la palabra sios que significa Dios en griego ( dialecto eolico ), y de boulé que significa espíritu, voluntad, o consejo. Muchos interrogantes rodean a estos personajes, en ocasiones clasificados como mitológicos. La historia nos cuenta que fueron mujeres dotadas con el don de la clarividencia, personajes oscuros que realizaban las funciones de profetisas, mujeres instruidas que fueron consideradas como sacerdotisas.  Se ignora el número de sibilas, aunque por referencias de diversos autores se cree que fueron alrededor de una docena, otros defendieron que únicamente hubo una y que fue multiplicada en los libros de los antiguos debido a su inusual longevidad y movilidad geográfica.

Se manejan diferentes listas de sibilas elaboradas por San Agustin, Lactancio, y por ejemplo Varrón. A continuación se muestra una de las diversas listas, en este caso según Varrón ( escritor, militar, funcionario romano ) 116 – 27 a.C. :

  1. La Pérsica, nombrada también Babilónica o Caldea
  2. La Libia
  3. La Délfica
  4. La Cumea o Cimmeria
  5. La Erithrea
  6. La Samia
  7. La Cumana o Lucania o Itálica
  8. La Hellespotina
  9. La Frigia
  10. La Tiburtina

Sibila délfica, fresco de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.

Algunas de las profecías fueron recogidas a lo largo de la historia en los Libros Sibilinos, libros que en mayor medida recopilaron dichas profecías en forma de versos hexámetros. Uno de los episodios más interesantes en referencia a los Libros Sibilinos lo explican los historiadores romanos antiguos, en determinada ocasión se presentó una mujer anciana ( se cree que fue la Sibila Cumana ) ante Tarquino Prisco ( fue el quinto rey de Roma según la tradición y el primero y fundador de la ciudad según algunos historiadores contemporáneos ) para ofrecerle nueve tomos que contenían según ella misma los oráculos sibilinos. A Tarquino le pareció exorbitante la suma de dinero que pedía la anciana por los nueve tomos y decidió rechazar la oferta  pensando que la mujer estaba demente. Acto seguido la anciana no dudó en arrojar tres de los nueve tomos a una hoguera, y volvió a ofrecerle a Tarquino los seis volúmenes restantes por el mismo precio inicial. Tarquino volvió a rechazar de nuevo la oferta de la anciana y ésta echó a la hoguera otros tres volúmenes de los seis que aún quedaban a salvo. Finalmente Tarquino, tas ver con asombro la serenidad con la que la anciana había quemado seis de los nueve tomos, y habiéndole ofrecido por última vez los tres volúmenes restantes por la cifra inicial, aceptó pagar el precio total por los mismos. Tarquino confió los libros a dos sacerdotes denominados Duumviri Sacrorum la custodia de los libros, quedando totalmente prohibido que fuesen mostrados a ninguna otra persona, bajo la amenaza de pena de muerte. Los libros únicamente podían ser consultados con la autorización expresa del Senado.

La reacción de Tarquino durante la negociacion con la Sibila nos muestra muchas cosas que pasaremos a analizar en próximas entradas, por ejemplo los parámetros que solemos usar en la toma de decisiones, cómo confundimos valor con precio, lo torpes que somos en la gestión de la incertidumbre, etc. Reflexionaremos largo y tendido sobre este tipo de cuestiones próximamante.

Continuando con las sibilas, vamos a ver cómo una de sus profecías, quizas la que más atemorizó a las gentes a lo largo de la historia, fue la profecía del fin de los tiempos. Dicha profecía podemos estudiarla por ejemplo gracias a algunos versos del Canto de la Sibila. Durante el siglo XV se rescataron muchos versos sibilinos en ceremonias paralitúrgicas, por ejemplo el Iudicii Signum de la Sibila Eritrea . En Catalunya dichas ceremonias se nutrieron de textos como Fet de la Sibil.la e de l’emperador Sèsar, o como en las Consuetes de Nadal. Durante la baja Edad Media en muchas iglesias de Europa la liturgia incorporó actos dramáticos ( teatrales ) inspirados en las profecías de las Sibilas, dicho drama litúrgico mediaval se conoce como el Ordo Prophetarum. Tal y como indicaba anteriormente, uno de los actos “estrella” durante las celebraciones era el Iudicii Signum de la Sibila Eritrea, la interpretación se realizaba en latín, y servía como anuncio del nacimiento del único Dios que llegado el momento juzgaría a los hombres de forma implacable. Se conoce que en España se tienen noticias del Iudicii Signum desde por lo menos el siglo X, y fue evolucionando y extendiéndose en diversas versiones. Gracias a Milà i Fontanals, filólogo catalán que fue uno de los impulsores de La Reinaxença durante finales del siglo XIX,  se recuperaron muchos versos perdidos e incluso él mismo se ocupó de completar algunos fragmentos.

El Iudicii Signum empieza con las siguientes palabras : “Iudicii signum tellus sudore madescet”, que traducido significa que la señal de la hora del juicio será que la tierra quedará empapada en sudor. A continuación podemos ver una interpretación magistral de Montserrat Figueras ( 1942 – † 2011 ) del Iudicii Signum acompañada de algunas magníficas pinturas acordes a la temática del acto :

A partir del siglo XIII se tradujeron muchos textos originales en latín fueron traducidos a las lenguas “vulgares” como el catalán, el castellano, o el asturleonés. A continuación se muestra la transcripción de los versos del Iudicii Signum y su traducción al castellano.  Cabe destacar que surgieron diversas adaptaciones de los versos y aunque todos transmiten el mismo mensaje podemos encontrarnos con diferencias en la redacción de algunos versos.

Audite quid dixerit Sibilla
Iudicii signum, tellus sudore madescet.

E caelo rex adveniet per secula futurus,
scilicet in carne presens, ut iudicet orbem.
Iudicii signum…

Oíd lo que dijo la Sibila
Como señal del Juicio, la tierra se empapará de sudor.
Del cielo bajará un Rey para los siglos venideros, encarnado para juzgar al mundo.
Como señal del Juicio….

Unde Deum cerneret incredulus atque fidelis,
celsum cum sanctis enim iam termino in ipso.
Iudicii signum…

Los incrédulos y los fieles verán a Dios,
elevado con los santos, al final de los tiempos.
Como señal del Juicio….

Sic anime cum carne aderunt, quas iudicat ipse,
cum iacet incultus densis in vepribus orbis.
Iudicii signum…

Vendrán las almas con su cuerpo mortal, para ser juzgadas,
mientras yace el orbe sin cultivar, entre espesos zarzales.
Como señal del Juicio….

Reicient simulacra viri, cunctam quoque gazam.
Exuret terras ignis pontumque polumque.
Iudicii signum…

Los hombres rechazarán las apariencias y todo tesoro.
El fuego abrasará la tierra, el aire y el mar.
Como señal del Juicio….

Inquirens tetri portas effringet Averni.
sanctorum sed enim cuncta lux libera carni.
Iudicii signum…

En su búsqueda, romperá las puertas del oscuro Averno,
 pero de hecho, la luz libera la carne de todos los santos.
Como señal del Juicio….

Tradiderunt, sontes eterna flamma cremabit.
occultus actus retegens tunc quisque loquetur.
Iudicii signum…

Serán entregados los malvados y los quemará la llama eterna,
y cada uno de ellos hablará desvelando sus actos ocultos.
Como señal del Juicio…

A día de hoy se ha recuperado la interpretación del Iudicii Signum y/o  otros actos de la misma naturaleza en diversos puntos de la geografía, quizas cabe destacar algunos con más tradición como la interpretación en diversas iglesias de Mallorca, en especial en la Catedral de Palma, en Ontinyent, y en L’Alguer. Normalmente se interpreta en vísperas de Navidad, en muchas ocasiones el 22 de Diciembre.

Es muy interesante la historia envuelve a las Sibilas, pero me temo que en esta ocasión vamos a dejarlo aquí, dejando el tema abierto para futuras entradas en relación a esta cuestión.

Por último me gustaría dejar un par de reflexiones acerca de qué tiene que ver todo esto con el “cisne negro”. Para empezar vamos a hablar sobre el concepto de “cisne negro” el cual ha sido desarrollado por el investigador Nassim Nicholas Taleb, y que lo define como un suceso altamente improbable pero con un fuerte impacto ( positivo o negativo ). En el caso de las profecías de las Sibilas en relación al fin de los tiempos y el juicio final, podemos asegurar que dicho suceso no se puede considerar como “cisne negro” para los fieles que interiorizaron y creyeron en el mensaje de las profecías sibílicas, para éstos el suceso no sólo no es “altamente improbable”, si no que valoran el suceso con una probabilidad del 100%. En cambio para los que ignoraron el mensaje, podemos considerar que éstos podrían asignarle una probabilidad muy baja o incluso nula. Desde este punto de vista los ateos quedarían expuestos al cisne negro. Este hecho ha dado que pensar a lo largo de la historia a muchos filósofos y teólogos, podemos recoger alguna reflexión interesante como la del matemático francés Blaise Pascal, “no sé si Dios existe, pero sé que nada tengo que ganar por ser ateo si no existe, mientras que tengo mucho que perder si Dios existe. Así pues, esto justifica mi creencia en Dios”.

Antes de que se me ocurriera tratar el tema de las Sibilas, estuve pensando en cual podría ser el cisne negro con mayor impacto posible que fuese capaz de imaginar, sin duda puede ser alguna de las profecías de las Sibilas lo más parecido a un gran cisne negro de impacto extremo ( considerando que el resultado tendría consecuencias para la eternidad ).

En próximas entradas desarrollaremos más  en detalle el concepto de cisne negro, y lo veremos desde otras perspectivas, incluso cómo exponernos a cisnes negros positivos.

Bibliografía empleada :

  •  Mitología Universal ( 1864, Juan Bautista Carrasco, Gaspar y Roig, Madrid )
  • Del teatro del Misteri al misterio del teatro ( 2001, Luis Quirante Santacruz )
  • El cisne negro, el impacto de lo altamente improbable ( 2008, Nassim Nicholas Taleb )
  • Wikipedia y San Google 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s