El regreso del hijo pródigo

Aún siendo prácticamente un analfabeto funcional tanto en arte, como en fe, e incluso en cultura; tengo la costumbre de visitar cada mes este interesante blog Arte, fe, y cultura : evangelizar con el arte. Dispone del apartado “Cuadro del mes” que me gusta consultar periódicamente, en dicho apartado suelen comentar diversidad de detalles artísticos, históricos, culturales, y de tradición cristiana. El cuadro correspondiente al pasado mes de Abril es un cuadro que lo tengo fijo en mi retina desde hace años, se trata del cuadro que retrata la parábola del hijo pródigo ( por Murillo y Rembrandt ). 

A continuación transcribo la parábola, que aunque es de sobras conocida por todos, vale la pena volver a leerla si se desea reflexionar sobre el tema.

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús todos los publicanos y los pecadores para oírle. Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Éste acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: “Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.” Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino. «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.” Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.” Pero el padre dijo a sus siervos: “Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado”. Y comenzaron la fiesta. Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: “Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.” El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: “Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!” Pero él le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.” Lucas, 15, 1-3.11-32.

La parábola del hijo pródigo quizás sea la más conmovedora de todas las parábolas relatadas en el Nuevo Testamento. Del cuadro de Rembrandt me llama especialmente la atención la expresión de misericordia del padre. En mi opinión el gran protagonista del cuadro es el padre, en su estampa nos demuestra la grandeza del “PERDÓN INCONDICIONAL” que encontramos entre sus brazos. Ese abrazo que vemos en el cuadro está desnudo de preguntas, no interroga los motivos de la marcha y de la vuelta del hijo, únicamente abraza, cura todas las heridas y despeja cualquier sombra.

En la vida yo creo que en mayor o menor medida todos pasaremos por ser  “hijos pródigos” y “padres compasivos”, y en ambos roles lo que nos mueve es el amor hacia nuestro prójimo. En la verdadera vida únicamente sentiremos “el abrazo”.

Las primeras veces que vi el cuadro me pareció oscuro e inquietante, fue a fuerza de irlo viendo cuando descubrí que realmente era un cuadro de una alegría desbordante, y siempre que lo veo me transmite una gran paz interior.

Hasta pronto amigos.

El regreso del hijo pródigo ( Rembrandt )

El regreso del hijo pródigo ( Rembrandt )

3 comentarios el “El regreso del hijo pródigo

  1. El Mikaker dice:

    Un día aciago, ejerciendo de padre, no supe hacer visible mi compasión y comprensión hacia mi hijo y desencadené su perdición, mi perdición y la de cuantos me rodeaban. Hice traer una copia del cuadro desde Rusia y lo planté en mi biblioteca, para que cada día me hiciera derramar amargas lágrimas y lacerará mi corazón. Hoy ya no necesito el cuadro, mi corazón y mis ojos están secos, soy insensible, soy desgraciado… Deseo que mi hijo me reciba con un abrazo, sé que lo hará. Amén. Ojalá supiera pintar un cuadro inverso así.

  2. nogaussiano dice:

    Amic mikaker, vagi per davant que respecto profundament els teus sentiments, tot i que m’entristeixen. No tinguis cap dubte de que el teu fill ha rebut la teva abraçada i la teva infinita misericòrdia, i ell ha quedat reconfortat i lliure de càrrega gràcies a aquesta compassió. Estic segur de que en primera instància ell també va maleir mil vegades la seva pell al veure les conseqüències de la seva marxa. No tinguis sentiment de culpa, ell et demana penedit que la teva abraçada guareixi les seves ferides, però també les teves i les dels seus estimats.
    Tanmateix quan siguis cridat a la seva abraçada ja no t’amoinarà res d’això, perque allà on és el teu fill no hi ha cabuda per res més que l’amor.

    Fins aviat.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s