Helium

El año 2014 ha pasado como un suspiro, y este pobre rincón ha sido prácticamente abandonado como tantas otras cosas se amontonan en mis cajones, siempre he sufrido de procrastinación crónica. Como es costumbre, aunque sea ridículo y borreguil, me he propuesto empezar el año retomando algunos temas que tenía a medias. Con la ilusión del niño que al paso del tiempo reencuentra el juguete desechado en el fondo del armario, he accedido al blog y me he animado a colgar esta diminuta entrada.

Es un bocado amargo que me ha costado digerir, pero al fin y al cabo ya hace tiempo que la copa de Campari no me ofende como antaño.

Hasta pronto.

( Subtítulos disponibles )